Vitaminas para la piel

vitaminas para cuidar la piel

La piel es el órgano más grande de tu cuerpo, por lo que debe ocupar una parte esencial en el régimen de cuidado de la misma. Cualquier profesional de la salud te dirá que los primero que debes hacer para tener una piel saludable es limitar su exposición a los rayos ultravioletas del sol, muy perjudiciales para la piel, y usar protectores solares de alta protección cuanto te expongas al sol si lo vas a hacer en períodos largos.

La exposición diaria durante 10 o 15 minutos al sol favorecen la producción natural de vitamina D, que es una de las más importantes para tu piel, junto con las vitaminas C, E y K.

Ingerir las vitaminas adecuadas ayuda a mantener el aspecto saludable de tu piel y ayudar en la reducción de manchas oscuras, rojeces, arrugas y sequedad de la piel.

Estas vitaminas esenciales para la piel se encuentran tanto en suplementos vitamínicos como en productos o cremas para el cuidado de la piel.

Vitaminas para cuidar la piel

Vitamina D

La vitamina D es generada de manera natural cuando la luz del sol es absorbida por la piel, que convierte el colesterol en vitamina D. La vitamina D es absorbida por el hígado y los riñones y transportada por todo el organismo para ayudar a crear células sanas. Esto incluye también la piel, donde la vitamina D tiene un papel fundamental en el tono de la piel, ayudando incluso a mejorar trastornos como la psoriasis.

La cantidad diaria recomendada de vitamina D es de 600 UI al día, aunque es posible que necesites ingerir más en caso de que estés embarazada o tengas más de 70 años.

Puedes aumentar la ingesta de vitamina D mediante:

  • 10 minutos de exposición solar al día
  • Tomar alimentos fortificados, como cereales de desayuno, yogur o zumo de naranja natural.
  • La ingesta de pescados como salmón, atún o bacalao.

Vitamina C

La vitamina C está presente en altos niveles en la epidermis, la capa más externa de la piel, y también en la dermis. Tiene propiedades antioxidantes que ayudan en la prevención de enfermedades como el cáncer, y su tiene un papel fundamental en la producción de colágeno, que ayuda a mantener la piel sana. Por ello, la vitamina C es un ingrediente fundamental en muchos productos antienvejecimiento.

La toma de vitamina C puede favorecer la eficacia de las cremas protectoras solares para proteger la piel de los efectos nocivos de los rayos UV del sol, disminuyendo el daño celular y ayudando en la cicatrización de herida. Interviene en la síntesis del colágeno de manera natural, por lo que es útil para combatir los signos del envejecimiento, reduciendo incluso en algunos casos la apariencia de las arrugas.

La correcta ingesta de vitamina C ayuda a prevenir y reparar la piel seca. Debido a la gran cantidad de oferta de complementos vitamínicos ricos en vitamina C, la deficiencia de esta vitamina resulta extraña en los países más desarrollados. Se recomienda consumir 1.000 mg de esta vitamina al día, la cual se encuentra en altas concentraciones en los cítricos, fresas, brócoli o espinacas.

Vitamina E

La vitamina E es antioxidante, al igual que la C. Su principal función en el cuidado de la piel es la protección contra las radiaciones del sol absorbiendo los rayos UV cuando se aplica sobre la piel, minimizando de esta manera el daño causado por éstos en la piel. Así, puede ayudar a prevenir las arrugas y manchas oscuras.

El cuerpo produce vitamina E de manera natural a través del sebo, una sustancia oleosa que se genera en los poros de la piel. En un equilibrio correcto, el sebo ayuda a mantener la piel en buenas condiciones y previene la sequedad, siendo también muy útil en las inflamaciones de la piel.

Si bien existen multitud de productos cosméticos ricos en vitamina E, es preferible ingerir la cantidad recomendada diaria mediante alimentos ricos en ella, como las nueces, almendras, avellanas o pipas de girasol.

Vitamina K

La vitamina K tiene una función esencial en el proceso de coagulación que se encarga de cicatrizar las heridas, moratones o áreas que se han visto afectadas por cualquier tipo de operación. La vitamina K ayuda en la prevención de las estrías, venas de araña, cicatrices o manchas oscuras en la piel.

Se encuentra en muchas cremas tópicas para la piel para el tratamiento de diversos problemas. De forma natural, se encuentra en alimentos como las espinacas, lechuga, repollo o judías verdes, entre otros.

Las vitaminas son esenciales para la salud de la piel, ya que la deficiencia de alguna de ellas puede tener efectos adversos sobre la salud de la piel. Dada la importancia que tienen en la protección de la piel, el déficit de vitaminas E y C puede provocar importantes problemas como el cáncer de piel, mucho más común de lo que nos gustaría.

  • Compartir en Google +