Vitaminas para tener los huesos fuertes

vitaminas para unos huesos fuertes

Mantener huesos saludables y fuertes es imprescindibles para tener una buena salud. Esto también incluye contar con articulaciones sanas que cumplan su función de forma correcta, siendo que muchas enfermedades afectan estas partes del cuerpo causando dolor e inmovilidad.

Para todo esto el organismo necesita de calcio y vitaminas. Estas sustancias y nutrientes cumplen diferentes funciones que le aportan densidad y fuerzas a los huesos. Es importante entender que si la densidad ósea se mantiene en un nivel bajo, las consecuencias pueden ser debilidad y fragilidad, produciendo incluso lesiones y roturas con más facilidad.

Vitamina D

La vitamina D es fundamental para tener huesos fuertes, siendo su función la de ayudar al organismo a absorber el calcio y mantener los niveles adecuados de este mineral. 



Esta vitamina también es conocida como antirraquítica. Tal como lo indica este nombre, una de sus funciones es evitar que los huesos carezcan de calcio y así prevenir la debilidad, las deformaciones y las mal formaciones del sistema óseo.

Otra de sus funciones es formar parte del proceso de mineralización ósea, es decir, el proceso en el que los cartílagos absorben minerales que los osifican y los convierten en huesos duros y fuertes.

También brinda otros beneficios para la salud como la prevención del cáncer, enfermedades que afectan al sistema cardiovascular y al sistema auto inmune.

La vitamina D se puede encontrar en los siguientes alimentos:

  • Aceite de hígado
  • Cereales
  • Ostras
  • Huevos de pescado rojo y negro (caviar)
  • Soja y productos derivados
  • Jamón y otros embutidos
  • Huevos
  • Lácteos
  • Hongos

Vitamina A

La vitamina A es producida por el organismo, el hígado absorbe los beta-carotenos y los transforma en este tipo de vitaminas. Las personas que sufren de una deficiencia de vitamina A, tienen como consecuencia la perdida de la densidad ósea.

Esta vitamina, también llamada 'retinol', actúa en conjunto con la vitamina D en el proceso de absorción y regulación del calcio y fósforo.



Los adultos necesitan de una cantidad de vitamina diaria entre 700 y 900 mcg. Lo recomendable es obtener esta dosis por medio de alimentos naturales. Los suplementos solo son recomendados bajo prescripción medica.


Los alimentos ricos en vitamina A son:

  • Brócoli
  • Batata
  • Col
  • Damascos
  • Durazno
  • Espinaca
  • Leche
  • Mango
  • Melón
  • Queso
  • Zanahoria

Se recomienda no superar la cantidad recomendada porque el exceso de vitamina A también produce efectos negativos en la densidad ósea, dando lugar a enfermedades como osteoporosis y debilidad que puede producir fracturas.

En los niños, el exceso de vitamina A puede causar la deformación en huesos largos.

Vitamina C

La vitamina C se conoce, principalmente, por fortalecer el sistema de defensas del organismo; pero también tiene muchísimos beneficios para los tejidos óseos, como huesos y cartílagos.

Para que una persona pueda desarrollar y mantener huesos, cartílagos y dientes sanos y fuertes, necesita de vitamina C. Esta actúa directamente en el cartílago, un tejido que se hace presente en todo el cuerpo y especialmente en las articulaciones de los huesos. Esta vitamina lo que hace es protegerlo y reforzarlo para evitar el desgaste.

Además, el cartílago esta formado por colágeno, entre otros componentes, y la vitamina C es fundamental para la producción de esta sustancia.Por lo que las personas que necesitan desarrollar más tejido cartilaginoso o reparar el que ya tiene su cuerpo, pueden recibir una inyección de vitamina C local para obtener resultados más eficaces.

Alimentos ricos en vitamina C:

Vitamina K2

La vitamina K2 es muy necesaria para el cuerpo porque favorece notablemente a la densidad ósea. En palabras sencillas, podríamos decir que su función es adherir a los minerales y al calcio para que trabajen juntos. Estos ofrecen muchos beneficios a la matriz ósea, protegiendo así a los huesos de enfermedades que quieran afectarlo, como por ejemplo la osteoporosis.

El consumo de vitamina K2 no solo previene esta enfermedad, sino que también es muy recomendado para tratarla. Se ha comprobado científicamente que esta vitamina puede aumentar la masa ósea en huesos dañados. También es muy recomendada para personas que quieren fortalecer sus huesos para evitar las fracturas de caderas y vertebrales.

Alimentos ricos en Vitamina K2:

  • Hígado de ganso
  • Yema de huevo
  • Pollo (hígado, muslo y pechuga)
  • Carne vacuna picada
  • Leche
  • Caballa
  • Salmón
  • Mantequilla
  • Compartir en Google +