Función de la vitamina E

Vitamina E

La vitamina E

La vitamina E es liposoluble, es decir, soluble en grasa, y juega un importante papel como antioxidante. Ayuda a prevenir el daño que producen los radicales libres a grasas de nuestro cuerpo esenciales para la buena salud. La vitamina E es también importante para garantizar el funcionamiento de muchos órganos del cuerpo u ayuda a ralentizar el envejecimiento natural de las células.

La vitamina E se encuentra de forma natural en alimentos como los frutos secos, carne de ave, huevos, algunos aceites vegetales, frutas y germen de trigo. También se puede tomar como suplemento a la dieta habitual. Algunos de los beneficios que produce el consumo de vitamina E son la prevención y tratamiento de enfermedades arteriales y del corazón.

10 beneficios de la vitamina E

El consumo de vitamina E tiene muchos beneficios para la salud:

1. Nivela el colesterol

El colesterol es una sustancia que se produce en el hígado y que el organismo necesita para el correcto funcionamiento de las células, los nervios y las hormonas. Cuando los niveles de colesterol se encuentran en su estado natural, el cuerpo funciona normalmente, pero al oxidarse se vuelve peligroso. La vitamina E actúa como antioxidante que combate la oxidación del colesterol al combatir los radicales libres.

2. Combate los radicales libres y evita el desarrollo de enfermedades

Los radicales libres son células inestables que modifican células sanas a su alrededor provocando la aparición de nuevos radicales. Si los antioxidantes no intervienen en este proceso, puede provocar enfermedades, además de otros problemas estéticos como la aparición de arrugas. La vitamina E es un poderoso antioxidante que reduce el daño a los radicales libres y combate la inflamación, ralentizando así el envejecimiento de las células.

3. Repara la piel dañada

La vitamina E mejora la hidratación y elasticidad de la piel al mismo tiempo que fortalece los capilares, actuando contra el envejecimiento de las células. Así, reduce la inflamación y ayuda a mantener el buen aspecto de la piel. Sus propiedades antioxidantes son también útiles durante la exposición a los rayos del sol, así como para disminuir los efectos del acné o eczemas mediante el uso tópico. espeso cabello sano

4. Reduce los daños a tu pelo

Gracias a sus propiedades antioxidantes, la vitamina E ayuda a disminuir los daños que la contaminación causa a tu pelo. Facilita la circulación sanguínea en el cuero cabelludo. El aceite de vitamina E ayuda a retener la humedad natural de la piel y ayuda a que tu pelo luzca más saludable.

5. equilibra las hormonas

La vitamina E juega un papel importante en el equilibrio del sistema nervioso y endocrino, ayudando a que las hormonas se mantengan equilibradas. Un desequilibrio hormonal puede producir aumento de peso, alergias, infecciones urinarias, ansiedad y fatiga.

6. Ayuda a reducir las molestias del síndrome premenstrual

La toma de un suplemento de vitamina E 2 o 3 días antes y después de la menstruación ayuda a reducir los calambres y la ansiedad relacionados con este síndrome. La vitamina E también puede disminuir la intensidad y duración del dolor y reducir la pérdida de sangre mediante el equilibrio de las hormonas de forma natural.

7. Mejora la salud de los ojos

La vitamina E ayuda a reducir los riesgos oculares derivados de la edad, como la degeneración macular. La vitamina E debe ser consumida con la cantidad adecuada de vitamina C, betacaroteno y zinc para que resulte efectiva sobre la visión. Altas dosis de vitaminas A y E mejoran la cicatrización en personas que se han sometido a algún tipo de cirugía ocular con láser.

8. Ayuda a las personas con Alzheimer

La vitamina E puede ser útil para ralentizar la pérdida de memoria y el deterioro funcional en personas con Alzheimer relativamente grave. Combinada con vitamina C puede reducir el riesgo de desatollar diversas formas de demencia.

9. Mejora efectos secundarios de algunos tratamientos médicos

Debido a su poder antioxidante, la vitamina E se utiliza en ocasiones para paliar los efectos de algunos tratamientos médicos invasivos como la radiación y la diálisis. Se indica también para reducir los efectos secundarios de algunos fármacos.

10. Mejora la resistencia física y la fuerza muscular

La vitamina E puede ser de ayuda para reducir el estrés oxidativo en los músculos después de practicar ejercicio. También elimina la fatiga promoviendo la circulación sanguínea.


Alimentos con vitamina E

La vitamina E es liposoluble, otorgando mejores resultados cuando su ingesta se hace a través de una dieta equilibrada que sea rica en frutas y verduras, que siempre resulta mejor que tomarla como suplemento vitamínico.

La dosis diaria recomendada de consumo de vitamina E es de 15 miligramos al día incluyendo la tomada mediante la dieta y posibles suplementos. Algunos alimentos con alto un contenido de vitamina E son:

  • Pipas de girasol
  • Almendras
  • Avellanas
  • Germen de trigo
  • Mango
  • Aguacates
  • Calabaza
  • Brócoli
  • Espinacas
  • Kiwi
  • Tomate

Con esta variedad, seguro que te resulta sencillo incorporar la suficiente vitamina E a tu dieta.

Déficit de vitamina E: síntomas

El déficit de vitamina E es extraño y rara vez está causado por la dieta. Sin embargo, hay situaciones que conducen a un déficit de vitamina E, como personas con problemas de absorción de grasas o bebés que han nacido de forma prematura.

Algunos de los síntomas del déficit de vitamina E incluyen la pérdida de la coordinación muscular así como problemas en el habla y la visión. 

Vitamina E: posibles efectos adversos

Los suplementos de vitamina E son beneficiosas para la mayoría de las personas sanas, tanto si se toma por vía oral como si se aplica de forma tópica a través de la piel, y no presentarán efectos adversos siempre que se respeten las dosis recomendadas. En altas dosis, la vitamina E puede llegar a causar problemas, en especial a personas con enfermedades coronarias o diabetes. La dosis diaria recomendada para personas con estas patologías es de 400 UI.

La dosis normal recomendada para personas sanas se encuentra entre 300 y 800 UI. Aumentar estas dosis incrementa la posibilidad de sufrir enfermedades cerebrovasculares. Por tanto, quienes han sido alguna operación de tipo cardíaco deben evitar tomar suplementos de esta vitamina. Suplementar la dieta con grandes cantidades de vitamina E pueden llegar a padecer:

  • En personas con diabetes, insuficiencia cardíaca
  • Empeoramiento de trastornos relacionados con la coagulación
  • Aumento de las hemorragias postoperatorias
  • Ataque al corazón o derrame cerebral

Otros síntomas menos graves del exceso de consumo de vitamina E son náuseas, diarrea, dolor de estómago, fatiga o dolor de cabeza. Administrada en crema por vía tópica, puede provocar irritaciones en personas con piel sensible.

  • Compartir en Google +