Vitamina D: todo lo que necesitas saber

Todo sobre la vitamina D

La vitamina D es un nutriente fundamental para una buena salud. Aporta muchos beneficios a los huesos, músculos, nervios,  células y al sistema inmunitario.

Función de la vitamina D

Una persona sana necesita de huesos fuertes, de lo contrario podría sufrir raquitismo, osteomalacia y osteoporosis, entre otras enfermedades. Lo que refuerza a los huesos es el calcio, pero la vitamina D tiene una gran importancia en el proceso de absorción del calcio. Por esta razón, las personas que mantienen niveles bajos de vitamina D también tienen huesos débiles.

Lo mismo sucede con los músculos, esta vitamina permite que absorban correctamente todo el calcio y otros nutrientes que necesitan para estar fuertes y sanos.

El sistema inmunitario se ve muy favorecido por la vitamina D. Con un sistema de defensas saludable, el organismo puede hacerle frente a cualquier bacteria o virus que lo quiera atacar.

Por ultimo, y no menos importante, la vitamina D también es beneficiosa para el sistema nervioso y el cerebro, ya que forma parte del proceso en el que el cerebro envíales señales y ordenes a las diferentes partes del cuerpo.

Déficit de vitamina D

Hay personas que tienen riesgos mayores de carecer de vitamina D:

  • Adultos que superan los 50 años de edad
  • Personas que no se exponen al sol lo suficiente
  • Personas con piel de tono oscuro
  • Personas que son intolerantes a la lactosa
  • Personas que padecen enfermedad renal
  • Personas que llevan una alimentación vegetariana

Las consecuencias de la deficiencia de vitamina D son muchas ya que a esta carencia se la relaciona con varias enfermedades y trastornos en la salud, pero principalmente con las enfermedades en los huesos y el cáncer

¿Cómo produce el cuerpo vitamina D?

La vitamina D es la única que puede ser producida por el cuerpo. Esto sucede cuando una persona expone su piel a la luz del sol.

Es importante comprender que el proceso no se lleva a cabo correctamente durante los días nublados o bajo la sombra, como tampoco cuando se recibe sol por medio de una puerta o ventana, con ropa, o protector de sol.

También este proceso natural se ve limitado en el organismo de personas que tienen pieles de tonos oscuros.

Por otro lado, el exponerse al sol directamente y por mucho tiempo puede ser perjudicial para la salud, siendo éste uno de los factores de riesgo que pueden llegar a provocar cáncer de piel.

Se recomienda exponerse al sol solo 3 veces por semana y por un tiempo aproximado de 10 a 15 minutos.

Alimentos ricos en vitamina D

El cuerpo también puede recibir vitamina D por medio de la alimentación. Existen muy pocos alimentos naturales que contienen esta vitamina, pero afortunadamente hoy se pueden conseguir productos alimenticios fortificados que suplen esta carencia.

Los alimentos naturales ricos en vitamina D son:

  • Bebidas de soja
  • Hígado de vaca
  • Hongos
  • Leche fortificada
  • Margarina
  • Pescados grasos
  • Queso
  • Yema de huevo
  • Yogurt

¿Cuanta vitamina D necesito?

Así como la vitamina D es fundamental para que el organismo se mantenga saludable, también es importante no pasar los limites máximos recomendados siendo que esto también puede traer consecuencias negativas.

La cantidad de vitamina D necesaria la determinan varios factores, principalmente la edad:

  • En bebés (Desde el nacimiento hasta los 12 meses de edad) se recomienda 400 UI
  • En niños (Desde 1 a 13 años de edad) se recomienda 600 UI
  • En adolescentes (Desde 14 a 18 años de edad) se recomienda 600 UI
  • En adultos (Desde 19 a 70 años de edad) se recomienda 600 UI
  • En ancianos (Mayores de 71 años de edad) se recomienda 800 UI
  • En mujeres embarazadas y en período de lactancia se recomienda 600 UI

La sobredosis de vitamina D, que en la mayoría de los casos es provocada por el abuso de suplementos de este tipo de vitamina, puede causar: debilidad, nauseas, vómitos, mareos, pérdida de apetito.

  • Compartir en Google +