Vitamina A: todo lo que necesitas saber

vitamina A

Función de la vitamina A

La vitamina A es un poderoso antioxidante que juega un papel fundamental en el mantenimiento de la función neurológica, la visión y el buen estado de la piel. La vitamina A interviene en la reducción de los procesos inflamatorios luchando contra el daño que producen los radicales libres. Una dieta rica en antioxidantes ayuda a ralentizar el envejecimiento de las células.

Los antioxidantes, incluida la vitamina A, son responsables de la formación de unos huesos fuertes, la regulación génica y el apoyo al funcionamiento del sistema inmune, entre otras funciones.

Alimentos con vitamina A

La vitaminas A se encuentra en 2 formas: vitamina preformada o retinol y carotenoides (como el betacaronteno). El retinol se encuentra en alimentos de origen animal. Los carotenoides se obtienen de frutas y verduras, y el cuerpo los convierte en retinol para su absorción. El betacaroteno es un tipo de carotenoide que se encuentra principalmente en las plantas y que, para ser utilizada por el cuerpo, necesita ser transformada en retinol.

La vitamina A se puede encontrar en buenas cantidades en productos como la leche, hígado, zanahorias, calabaza, espinacas y otras verduras de hoja verde.

Los antioxidantes como la vitamina A son fundamentales para mantener la buena salud y la longevidad gracias a su función en el desarrollo de nuevas células. Es recomendable obtener la vitamina A de una dieta equilibrada y rica en frutas, verduras y alimentos integrales.

Carencia de vitamina A

La vitamina A es fundamental para una correcta visión, para el crecimiento de los huesos, mantener la piel sana, proteger las mucosas de los sistemas digestivo, urinario y respiratorio frente a infecciones… Las personas con problemas de absorción de grasas son propensas a desarrollar déficit de vitamina A.

Entre los trastornos más comunes que provocan la mala absorción de la vitamina A se encuentran problemas como la sensibilidad al gluten, problemas intestinales o trastornos de páncreas. Las personas con problemas de alcoholismo también están en riesgo de deficiencia de esta vitamina.

El déficit de vitamina A puede provocar problemas que afectan a diversos órganos:

1. Vitamina A y la vista

Un déficit de vitamina A puede provocar problemas como engrosamiento de la córnea e incluso ceguera. El déficit de vitamina A puede ser debido a una dieta pobre, o metabólica, que implica un problema del organismo para absorber la vitamina, y puede dar lugar a problemas graves como la queratomalacia. Los síntomas de esta enfermedad incluyen problemas de visión nocturna, sequedad en los ojos, vista nublada y ablandamiento de córnea. Si no se trata con rapidez, puede llegar a producir ceguera.

2. Envejecimiento prematuro de la piel

El déficit de vitamina A provoca la desecación de la piel, así como la descamación. Cuando las células epiteliales se resecan y se endurecen se produce la queratinización de la piel. Esto es peligroso ya que puede afectar a las membranas mucosas del tracto respiratorio, gastrointestinal y urinario.

3. Infecciones respiratorias

Las infecciones respiratorias se pueden producir debido a la falta de vitamina A. El déficit de vitamina A en niños puede provocar el retraso del crecimiento y graves infecciones.

4. Riesgos en mujeres embarazadas

Las embarazadas tienen una alta demanda de vitamina A durante el último trimestre de gestación, siendo frecuente que las mujeres tengan carencias de esta vitamina en este tiempo.

5 beneficios de la vitamina A para la salud

1. Protege la salud de los ojos

La vitamina A es una parte de la molécula de la rodopsina que se activa cuando la luz incide en la retina y envía una señal al cerebro que resulta en la visión. El betacaroteno también juega un papel fundamental en la prevención de la degeneración macular, primera causa de ceguera relacionada con la edad.

Un estudio de National Eye Institute demostró que las personas que tenían mayores riesgos de padecer degeneración macular y tomó un suplemento de vitamina A, vitamina C, vitamina E, zinc y cobre, padecieron en un 25% menos la enfermedad durante un período de 6 años. Otros estudios demostraron la eficacia de la vitamina A frente a otros problemas oculares como el síndrome de ojo seco o para retrasar la progresión de la enfermedad de Stargardt.

2. Proporciona apoyo inmunológico

El sistema inmune depende en parte del aporte de vitamina A, ya que los genes implicados en la respuesta inmune están regulados por vitamina A. Así, es esencial para luchar contra enfermedades como la gripe o el resfriado común además de ayudar a luchar contra otras enfermedades más graves.

El betacaroteno también es un poderoso antioxidante que ayuda a estimular el sistema inmunológico y prevenir ciertas enfermedades. La vitamina A también ayuda a fortalecer el sistema inmune de los niños.

3. Combate la inflamación

La vitamina A tiene propiedades antioxidantes que neutralizan los radicales libres que causan el daño celular. La vitamina A puede ayudar a reducir el riesgo de alergias a ciertos alimentos.

Los niveles reducidos de la inflamación también se correlacionan con un menor riesgo de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson.

4. Ayuda a la cicatrización

La vitamina A es necesaria para la cicatrización de las heridas, facilitando el crecimiento de la nueva piel. Es necesaria para las células epiteliales, interna y externamente, y ayuda en la lucha contra el cáncer de piel.

La vitamina A puede también luchar contra el acné y mejorar la salud general de la piel. También interviene en la producción de colágeno, que ayuda en la lucha contra las arrugas y las líneas de expresión.

5. Ayuda a prevenir el cáncer

De acuerdo a un estudio realizado en la Universidad de York, la ingesta de vitamina A podría ayudar a tratar diversas formas de cáncer gracias a su capacidad para controlar las células malignas en el cuerpo.

Se ha demostrado que el ácido retinoico desempeña un papel importante en el desarrollo y diferenciación celular, así como en el tratamiento del cáncer.

Recuerda que la mejor forma de obtener la vitamina A es a través de alimentos naturales y no sobrecargar con suplementos vitamínicos.

Fuentes:

https://draxe.com/vitamin-a/

  • Compartir en Google +