Qué es el TDAH

TDAH: síntomas y detección

TDAH son las siglas que abrevian el nombre del trastorno por déficit de atención e hiperactividad. Este trastorno afecta directamente al sistema neurológico y al desarrollo, y es uno de los más habituales durante la niñez.

El diagnostico de esta enfermedad se realiza en la niñez, pero en ocasiones se mantiene vigente hasta la etapa adulta. Los niños que padecen TDAH se caracterizan por tener conductas anormales como impulsos, hiperactividad y dificultad para concentrarse.

Síntomas del TDAH

La conducta inapropiada en los niños es algo normal de su edad, no siempre piensan antes de actuar y les cuesta prestar atención. Pero cuando estos síntomas y conductas se mantienen con el tiempo pueden ocasionarle problemas y dificultades en la vida diaria.

Los niños con TDAH presentan los siguientes síntomas y comportamientos:

  • Imaginación y fantasías raras
  • Mala memoria
  • Perdida de objetos con frecuencia
  • Movimientos nerviosos
  • Hablar sin controladores
  • Cometer muchos errores
  • Tener descuidos frecuentes
  • Correr riesgos sin necesidad
  • No poder resistir la tentación
  • No poder entender y respetar los turnos
  • Problemas para relacionarse con otros

TDAH en niños y niñas

Se han realizado varios estudios y se ha comprobado que los síntomas del TDAH pueden variar según el género, afectando de diferente manera a niños y niñas.

Síntomas de TDAH en niños

  • No realizan los deberes escolares completos
  • Cometen errores sencillos
  • Hablan de forma impulsiva
  • Les dificulta concentrarse por mucho tiempo en algo
  • Tienen conductas no apropiadas
  • Interrumpen conversaciones
  • Se entrometen en conversaciones ajenas
  • Tienen actitudes agresivas
  • No respetan las normas
  • No siguen ordenes, ni prioridades
  • No pueden permanecer sentados por mucho tiempo
  • Mueven los pies y manos sin pensar

Síntomas de TDAH en niñas

  • Imaginaciones extrañas
  • Realizan tareas escolares de forma lenta
  • Presentan síntomas de ansiedad
  • Hablan mucho
  • Tienen actitudes tontas
  • Quieren ser el centro de atención
  • Sus estados emocionales cambian con rapidez y facilidad
  • Se frustran rápidamente
  • Tienen actitudes autoritarias

Causas del TDAH

Hasta la actualidad, los científicos todavía no han podido determinar causas y factores de riesgos exactos del TDAH. En base a los resultados de muchos de sus estudios realizados, han podido determinar que la genética es muy importante.

Otros factores de riesgos que también son relevantes son:

  • Lesiones cerebrales
  • Exposición a ambientes contaminados
  • Consumo de alcohol durante la etapa de gestación
  • Fumar tabaco o marihuana durante la etapa de gestación
  • Parto antes de tiempo
  • Peso bajo durante el nacimiento

Existen muchos mitos sobre las causas del TDAH que no son ciertas, como que este trastorno se provoca por un alto consumo alto de azúcar, por ver la TV por tiempo prolongado o por factores sociales. Estos factores podrían empeorar los síntomas del TDAH, pero no son suficientes para provocarlo por sí mismos.

¿Cómo detectar el TDAH en niños?

El TDAH es el trastornos de neurodesarrollo infantil más frecuente, siendo que afecta casi a un 10% de niños en la sociedad. Este trastorno es importante que sea diagnosticado durante la etapa de la niñez para mejorar su calidad de vida.

Una forma de detectar el TDAH en niños es por medio de los síntomas. Los signos de este trastorno pueden variar en niños y niñas, pero por lo general se trata siempre de impulsividad, hiperactividad y déficit de atención. Ademas también se puede notar que se les dificulta realizar tareas cognitivas, siendo que les cuesta memorizar, hablar, moverse y controlar sus emociones. Para identificar el TDAH en niños de 6 a 12 años se debe poner atención a los siguientes síntomas:

Problemas de concentración y atención: Presentan dificultades al momento de llevar a cabo tareas y responsabilidades en un orden, como también de respetar prioridades. Se distraen muy fácil así que les cuesta comenzar a realizar las tareas escolares o a realizar otras actividades diarias como vestirse. Así también les cuesta mantenerse concentrados hasta finalizar su tarea. Ademas, pierden con facilidad cosas que utilizan habitualmente y se olvidan de las tareas encargadas. Cuando una persona les habla, ellos parecen no poner atención en lo que les dice o indica.

Impulsividad: Son niños que no piensan antes de actuar. Por lo general no esperan el momento oportuno para hablar, responden de forma precipitada y se entrometen en conversaciones ajenas. Cuando se les da ordenes, no saben obedecerlas, esto se debe a que no escuchan con atención. No planifican, ni realizan actividades con cuidado.

Hiperactividad: Es normal que se les dificulte permanecer sentados en una silla o quietos en un lugar especifico. Mueven los pies y manos sin pensar, se mueven de un sitio a otro, o se balancean mientras están sentados en una silla. Siempre necesitan de un juguete pequeño para manipular entre sus manos y ademas también hacen ruidos o gestos con la boca, y hablan mucho sin esperar su turno.

Diagnostico médico del TDAH

Cuando el posible caso de un niño con Trastorno por déficit de Atención e Hiperactividad (TDA-H) se presenta a nivel medico, estos profesionales de la salud diseñan un diagnostico y evaluación dependiendo de los síntomas y signos.

Por lo general, los niños tienen dificultades en el aprendizaje y los médicos analizan este aspecto para evaluar el rendimiento y la destreza del infante.

Los resultados que entregan las diferentes pruebas permiten analizar la conducta de los niños y así diagnosticar si se trata de TDAH.

Evaluación sintomatológica del TDAH

Estas pruebas analizan los síntomas que esta presentando el niño, las cuales son signos del TDAH. Se analiza su atención, la forma en la que realizan diferentes tareas, capacidad de atención y concentración, como actúan en situaciones de estrés, si pueden auto controlarse, si pueden auto relajarse y como reflexionan.

Esta evaluación se realiza en base a pruebas y juegos de atención visual y auditiva. Se llevan a cabo tareas de atención, selectiva y sostenida, como también de discriminación atencional; ademas de otras pruebas de rastreo, test de caras, test de cancelación y otros análisis con los que se pueda conocer los perfiles sintomatológico.

Evaluación cognitiva del TDAH

Se trata de una serie de pruebas que analizan los aspectos funcionales del niño, incluyendo el cognitivo, intelectual y comportamental.
Los resultado de estos análisis permiten ver la destreza del niño, su rendimiento académico, su comportamiento social, entre otros.

Algunas pruebas de este tipo de evaluación son:

  • Capacidad intelectual: Analiza el nivel de inteligencia, madurativo e intelectual, en general.
  • Lecto-escritura: Analiza su capacidad de aprendizaje y memoria.
  • Tareas de lecto-escritura: Analiza sus capacidades para leer y escribir.
  • Neuropsicológicas: Analiza el desarrollo madurativo y del área cognitiva del cerebro.
  • Fluidez verbal: Analiza la facilidad y elocuencia para expresarse y comprender.
  • Tareas de visio-construcción: Analiza la capacidad para planificar y resolver un problema
  • Tareas de interferencia: Analiza el control de los impulsos.
  • Tareas de razonamiento abstracto: Analiza el razonamiento y la capacidad para cambiar de opinión y perspectiva
  • Capacidades motrices: Analiza la capacidad física para coordinar movimientos.

Evaluación de conducta y emocionales

En estas pruebas se evalúa la conducta de los niños, analizando cuales son las conductas positivas y cuales son negativas. Por lo general estos niños sufren de trastorno del comportamiento. Con estas pruebas se evalúan las habilidades para conducirse en la sociedad y para comunicarse.

Ademas, también se analizan las emociones siendo que los niños con TDAH cambian su estado emocional muy rápido y con facilidad, y esto es lo que causa comúnmente problemas en su conducta.

  • Compartir en Google +