Alimentación y vitaminas durante el embarazo

alimentación y vitaminas en embarazadas

Una alimentación equilibrada es indispensable para un embarazo saludable. Durante la etapa de gestación, la futura mamá necesita llevar una dieta que le aporte todo los nutrientes que necesita para ella y su bebé.

No solo se trata de 'comer más', un error que muchas mujeres cometen, sino de cuidar que es lo que se come, la forma de cocción de los alimentos, qué es lo que conviene comer y qué es lo que se debe evitar.

Una alimentación adecuada, capaz de aportar minerales, vitaminas, proteínas, grasas e hidratos de carbono, le proveerá energía a la madre y al feto para que el desarrollo del mismo se lleve a cabo de la forma correcta. Es así como se previenen muchos problemas en el embarazo y nacimiento, como bebés prematuros o de bajo peso.

Además, una mujer embarazada requiere de un aporte calórico mayor que antes, mucho más cuando el bebé ya se encuentra más desarrollado, pero estas calorías deben provenir de fuentes sanas y saludables.

Vitaminas importantes para embarazadas

Las vitaminas son clave para una buena alimentación durante el proceso de gestación. Si para estar saludable una mujer necesita de todas las vitaminas en la cantidad adecuada, mucho más cuando esta embarazada.

En esta etapa, las más importantes son las vitaminas del grupo B, vitamina C y ácido fólico. Las cantidades requeridas son mínimas, pero son muy significativa para el desarrollo del bebé.

Ácido fólico

La deficiencia de ácido fólico puede llegar a producir malformaciones o problemas en el sistema neurológico y abortos naturales e involuntarios.

Se puede obtener ácido fólico al consumir carne vacuna, pescados, lácteos, frutos secos, legumbres, patatas, acelgas, espinacas y otras verduras que tengan como principal característica sus hojas anchas. Se recomienda consumirlo fresco y cocido a baja temperatura.

Los suplementos de ácido fólico son una opción que muy probablemente tu ginecólogo te recomendará para asegurar el correcto desarrollo del feto.

Complejo de vitamina B

Las vitaminas del grupo B (B1, B6 y B12) son necesarias para favorecer y proteger al sistema cardíaco y evitar las nauseas .

Con una buena alimentación rica en lácteos, productos integrales, legumbres, cereales y pescado, se pueden obtener todas las vitaminas B que se necesitan. En el caso de llevar solo una alimentación vegetariana, se necesitará un suplemento de vitaminas B.

Vitamina D

Para obtener vitamina D se necesita exponerse al sol, con un tiempo promedio de 10 minutos y solo 3 veces por semana. En verano, siempre con protección solar. 

Además, también se puede obtener por medio de la alimentación, aunque los alimentos naturales que la contienen son pocos. Los más recomendables son las yemas de huevo, pescado azul, hígado y leche.

Si se carece de vitamina D, se puede dar lugar a irregularidades en el proceso de metabolismo del calcio, lo que puede generar una mineralización insuficiente y esto tiene consecuencia en la formación de los huesos del feto.

Vitamina C

La vitamina C es un potente antioxidante. La deficiencia de este tipo de vitaminas tiene muchos efectos negativos en la salud, y durante el embarazo puede provocar la tensión alta o la rotura de la bolsa amniótica antes de tiempo.

Al llevar una alimentación rica en verduras y frutas frescas se puede obtener toda la vitamina C que el cuerpo necesita.

Vitamina A

La vitamina A es necesaria para el proceso de formación de las células y el desarrollo de la visión. Se puede obtener este tipo de vitaminas en las cantidades necesarias, si se lleva una alimentación equilibrada en frutas, verduras y algunos alimentos de origen animal, principalmente leche, huevos y hígado.

Es importante conocer también que no se recomienda a las embarazadas suplementos de vitamina A, siendo que el exceso de la misma puede tener consecuencias aun más grave que su carencia: malformaciones, daños al hígado, problemas en la piel, desprendimiento de cornea.

  • Compartir en Google +