Alimentación para reforzar las defensas

Alimentación para reforzar las defensas

Mantener el sistema inmune fuerte es algo básico para una buena salud. Las defensas pueden subir o bajar según la alimentación que se mantiene habitualmente. Es por esta razón que los médicos recomiendan seguir una dieta sana y equilibrada entre carnes, frutas y verduras, siendo que estos alimentos son los que más minerales y vitaminas aportan.

Los alimentos que nunca deben faltar en una dieta para reforzar defensas, son aquellos que tienen propiedades antioxidantes. Gracias a estos, los radicales libres son combatidos y no pueden acumularse para actuar en contra de las células y causarles daños.

En toda época del año necesitamos mantener las defensas altas, pero más aun en la época de invierno siendo que en esta temporada se necesita protegerse contra la gripe y esto solo se logra con un sistema inmune fuerte.

¿Que alimentos ayudan a reforzar las defensas?

Comprendiendo lo importante que son los alimentos que consumimos a diario para mantener el organismo protegido en contra de virus y bacterias, se debe aprender a escoger correctamente lo que se consumirá.

Alimentos ricos en Omega-3 y Omega-9: Estas son grasas naturales que aportan muchos beneficios al organismo, todo lo contrario a las grasas saturadas, las cuales debes eliminar casi por completo porque son las que poco a poco van debilitando las defensas. Puedes obtener estas grasas omegas al consumir pescados de mar y mariscos, frutos secos y soja.

Lácteos fermentados: Estos alimentos probióticos, como son por ejemplo el yogurt casero y el kefir, son muy ricos en lactobacillus. Se trata de microorganismos vivos que favorecen al funcionamiento de la flora intestinal y fortalecen el sistema inmune previniendo infecciones.

Alimentos ricos en vitamina C: Estos no pueden faltar en tu alimentación, aun cuando no está comprobado científicamente que estos previenen los resfriados y gripes, quienes lo han probado aseguran resultados efectivos. Lo que sí es del todo cierto es que la vitamina C mejora tu sistema inmune y crea un muro natural que previene todo ataque de virus y bacteria.

Alimentos ricos en vitamina E: Se recomienda añadir aceites de girasol, aceite de oliva y aceite de soja a la dieta diaria para obtener vitamina E, que como ya sabes es un poderoso antioxidante. Esta es la mejor vitamina para reforzar las defensas ya que los resultados se notan rápidamente y por eso es muy recomendada en el tratamiento de personas con defensas bajas.

Alimentos ricos en vitamina A: Esta se puede obtener al consumir lácteos, huevos, hígado de vaca, y vegetales como zanahorias y calabaza. Esta vitamina actúa en la piel y las mucosas, y se convierte en una barrera protectora que evita el paso de factores contaminantes.

Alimentos ricos en vitamina B: Este es un grupo vitamínico que se compone de las vitaminas B1, B2, B5, B12. Las mejores fuentes de estas vitaminas son los cereales, los pescados de mar, los lácteos, los mariscos, los huevos y las legumbres. Estas vitaminas, entre muchos otros beneficios, favorecen a la producción de glóbulos blancos que ayudan a proteger el organismo. Una carencia de este grupo vitamínico puede causar la disminución de anticuerpos, por lo que lo mejor es evitarlo.

Alimentos ricos en hierro: Es necesario incluir alimentos como carnes, huevo, acelga y legumbres a la dieta diaria. Al consumir estos alimentos de forma habitual se evitara que los niveles de hierro en el organismo se reduzcan. Una carencia de este mineral, por mínima que sea, abre las puertas a infecciones y contagios.

Alimentos ricos en zinc: Este mineral se vuelve fundamental para tener un sistema inmune fuerte ya que una de sus funciones principales es favorecer a los órganos linfáticos. Las mejores fuentes de zinc naturales son semillas, principalmente de sandia, calabaza y sésamo. También se lo puede obtener al consumir pescados y mariscos, legumbres, y huevos.

  • Compartir en Google +