Ácido fólico y embarazo: beneficios

ácido fólico y embarazo

ácido fólico y embarazo

El ácido fólico es la vitamina B9 en estado sintético, que forma parte del grupo de vitaminas B. Esta se encuentra presente en los vegetales y verduras que tienen hojas de color verde, en los granos y el algunas frutas, como por ejemplo, en la naranja.

Esta vitamina ofrece muchísimos beneficios para la salud, mucho más para las mujeres embarazadas o aquellas que ya estén planeando ser madres. Conocida también con el nombre de folato, es fundamental para la etapa de gestación ya que evita malformaciones en el bebé.

Beneficios del ácido fólico en el embarazo

El principal beneficio del ácido fólico es el prevenir defectos en la médula neural y en el cerebro del bebé, lo que se conoce como defectos en el tubo neural. Previene enfermedades como la espina bífida y anencefalia, entre otras.

El tubo neural se desarrolla en una etapa muy temprana de la gestación. Incluso antes de que una mujer pueda detectar su embarazo, ya se ha comenzado a desarrollar el tubo neural del feto, por lo que se recomienda comenzar a consumir ácido fólico desde el momento que se planea concebir.

Es importante tener en cuenta también que el desarrollo del cerebro continúa en los primeros años de vida. Así que la madre debe transmitirle todo el ácido fólico necesario al bebé para que su cuerpo pueda continuar con este proceso.

El ácido fólico también favorece la producción de células nuevas y células sanas, y la producción de glóbulos rojos. Por ultimo, la vitamina B sintética también es muy recomendada para prevenir la depresión posparto.


El ácido fólico tiene efectos directos en el sistema nervioso, produce serotonina y esto causa calma. La depresión puede tener diferentes causas, pero si su sistema nervioso funciona correctamente y tiene su sistema inmune fuerte puede prevenirla.

Alimentos ricos en ácido fólico

La manera más sana de que las mujeres embarazadas y mujeres que planean ser madre obtengan ácido fólico, es por medio de la alimentación
. Se encuentra presente en verduras de hojas verdes, como por ejemplo: col, espinacas, espárragos, lechuga, acelga, y brócoli. También se puede obtener de frutas cítricas (naranjas, pomelos, limones), melones y plátanos. Otros alimentos con ácido fólico son legumbres, cereales integrales y frutos secos.

Otros alimentos ricos en ácido fólico son los de origen animal como la carne, especialmente los riñones y hígados, huevos, leche y derivados. 


Exceso de ácido fólico

Este tipo de vitaminas es muy necesario durante el embarazo para proteger al feto y brindar beneficios también a la madre.

Pero diversos estudios han demostrado que el exceso de ácido fólico puede provocar autismo en el niño. Cuando la madre mantiene niveles de ácido fólico muy altos, se aumenta casi al triple el riesgo de que el bebé desarrolle este trastorno.

Dosis de ácido fólico para embarazadas

Para obtener los beneficios del ácido fólico y no caer en el exceso de esta vitamina que puede llegar a ser tan perjudicial para el bebé con daños irreversibles, se debe mantener una dosis de 400 mcg de ácido fólico por día.

Dado que el tubo neural del bebe se comienza a desarrollar de forma muy temprana, se recomienda que la madre comience a consumir ácido fólico desde un mes antes de comenzar a planear el embarazo.


Como algunos embarazos no son planeados, se aconseja que todas las mujeres que estén en edad de concebir tomen ácido fólico. Ya al momento del embarazo, la dosis de ácido fólico debe aumentar a 600 mcg diarios.

  • Compartir en Google +